En los últimos años hemos visto como ha ido cambiando el panorama del mundo audiovisual y la configuración a partir de la cual accedemos a los contenidos que nos ofrece la parrilla televisiva, así como la capacidad de llegar a videoclubs online desde el mismo sofá de casa.

Ya no dependemos del cambiante horario de la cadena de turno, ahora somos nosotros, los telespectadores, los que decidimos qué ver, cuándo verlo y dónde verlo. Y es que antes, solo disponíamos del televisor para ver los canales de toda la vida y de las películas que sacábamos del videoclub. Hoy en día, gracias a Internet, disponemos de múltiples opciones en cualquiera de las plataformas de acceso a las películas y series en formato de vídeo bajo demanda, pudiendo acceder también en diferido el programa diario que por horario no pudiste ver en su hora de emisión.

Puede que tengas un televisor convencional sin conexión a Internet y creas que el acceso a este tipo de plataformas te queda lejos, o que seas de los que tiene un ordenador en el comedor de casa, conectado a la televisión mediante un cable HDMI, haciendo de la reproducción de contenidos de Internet en tu televisor un laborioso ritual.

La conclusión es que si no tienes un Smart TV, o asumes que te quedas sin sus prestaciones o tratas de buscarle solución, por que la verdad es que ya es posible convertir tu televisión convencional en una Smart TV y además, sumar varias mejoras en el proceso. Una Smart TV te permite acceder a Internet mediante aplicaciones oficiales de las muchas plataformas que ofrecen sus servicios en nuestro país, como HBO, Netflix, Rakuten TV, Filmin, Sky o Filmotech, por nombrar algunas.

Puedes entrar en cada una de ellas por separado y acceder a sus contenidos. Sin duda un paso adelante en la forma de ver la televisión, pero con grandes limitaciones para el tiempo en el que nos encontramos. Por tema de incompatibilidades, la mayoría de Smart TV no tiene opción para añadir muchas de las opciones a las que podríamos tener acceso desde un ordenador, como por ejemplo la posibilidad de disfrutar de Movistar + en un segundo televisor.

A continuación enumeramos todas las opciones existentes a día de hoy para acceder a todas las plataformas de vídeo bajo demanda directamente en tu televisor, para disfrutar de toda la oferta audiovisual existente directamente desde el sofá de tu comedor:

  • Smart TV: La nueva generación de televisor. Ahora a la parrilla televisiva se le une el acceso a Internet y con él, el poder usar miles de aplicaciones que nos permiten entrar en los proveedores de contenidos. Así, podremos descargar directamente a nuestro televisor las últimas Apps con las que poder ver Netflix, HBO, Rakuten o Filmin. Eso si, según modelo y marca, es probable que no tengamos acceso a todas las Apps y plataformas, como por ejemplo Movistar o HBO. Otro de los inconvenientes de esta opción es que el software de una Smart TV suele quedarse desactualizado con el tiempo, impidiendo de este modo la compatibilidad de nuestro televisor con las nuevas aplicaciones y las últimas versiones de Apps ya instaladas.

 

  • PC conectado a una televisión convencional (no Smart TV): Es una de las opciones para las cuales hay que tener un poco más de conocimiento del mundo tecnológico, pues implica conectar, mediante cable HDMI, un ordenador directamente al televisor, usando este como segunda pantalla del PC o duplicando la pantalla de nuestro computador. De este modo, tendremos acceso a todo lo que tengamos en el PC. Esta opción puede resultar algo engorrosa, pues no podremos interactuar con la TV, si no que tendremos que realizar todas las acciones desde el mismo ordenador.

 

  • Chromecast: Este pequeño dispositivo de Google se conecta a la parte posterior del televisor mediante cable HDMI y hace conexión con los dispositivos móviles que estén conectados a la misma red Wifi. De este modo, nos permite lanzar vídeos desde las aplicaciones que tengamos instaladas en nuestro teléfono móvil o tablet directamente a nuestro televisor. La compatibilidad no es total y puede que algunas aplicaciones no nos muestren la opción de lanzar el vídeo al televisor. En esta opción también sería necesario tener un poco más de conocimiento del mundo tecnológico.

 

  • Apple TV: El dispositivo de Apple es un TV Box que se conecta al televisor y hace las mismas funciones que podríamos encontrar en un Smart TV: un market de aplicaciones donde poder instalar las Apps de las plataformas a las que queramos acceder. Es la opción menos asequible pero hará las delicias de los Apple maníacos y de todos aquellos que quieran transformar su vieja televisión en una Smart TV. Viene con mando un distancia algo limitado.

 

  • Playstation: Al igual que Apple TV, este es otro dispositivo con el que tendremos acceso a un market de aplicaciones con el que poder convertir nuestra televisión en una Smart TV. Además, con la PS de Sony podrás jugar a videojuegos, claro está.

 

  • Tviso TV: El TV Box de Tviso es el último dispositivo de este tipo en unirse a la lista de opciones para transformar tu televisión en una Smart TV. Además de permitir reproducir todos los proveedores de vídeo bajo demanda, su principal virtud es que permite acceder a todos los contenidos de todas las plataformas y canales desde un único lugar, desde un solo catálogo, ahorrándote el tener que ir saltando de app en app.

¿Quieres saber más sobre el Tviso TV? Clicka Aquí

 

Está claro que el paradigma del mundo audiovisual está cambiando y que nosotros, como telespectadores, nos estamos adaptando a estos nuevos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *